Auditorías energéticas

Las auditorias energéticas tienen por objeto:

  • Identificar y cuantificar oportunidades de ahorro energético que reduzcan el consumo de energía y/o el coste de explotación del edificio.
  • Presentar la información necesaria al propietario/responsable para decidir qué medidas tienen que ser adoptadas.

La incorporación de criterios de uso racional de la energía, de fuentes energéticas renovables y la aplicación de tecnologías eficientes y de gestión convenientes ayudan a reducir los costes energéticos y económicos de una empresa, modernizar las instalaciones, mejorar los servicios que ofrecen y garantizar un elevado grado de confort para los usuarios.

La auditoria energética se constituye de las siguientes fases:

Prediagnóstico
Primera fase de la auditoría energética orientada a descubrir las disfunciones energéticas presentes.
Diagnóstico
Consiste en el análisis de consumo, diagnóstico de los puntos críticos, identificación de las áreas de mejora, viabilidad y rentabilidad de las mejoras. Se realizan las medidas necesarias y estudios técnico-económicos, obteniéndose la viabilidad de las inversiones y los periodos de retorno de las mismas. Análisis de la posibilidad de ejecutar las obras necesarias.
Ejecución
Ejecución de las soluciones previstas en el diagnóstico. En esta fase se ejecuta el proyecto de ingeniería y la dirección de obra necesaria para la buena puesta en marcha de los cambios efectuados.
Seguimiento
Seguimiento de los ahorros producidos por la nueva instalación y revisión con los previstos.